4.3 Pruebas no destructivas

Los ensayos no destructivos respetan la integridad y características de las piezas o materiales. Por ejemplo los organolépticos, los basados en radiografías, los magnéticos, los de ultrasonidos, los de esclerómetros, los utilizados para fijar las resistencias de pilares de hormigón, etc. (Ceac, 2007). 

Entre los ensayos no destructivos citaremos los siguientes:

  • Ensayo de bola: se proyecta mediante un resorte una bola contenida en un tubo y se mide la altura de rebote de la bola después de percusión sobre la superficie del hormigón. Este ensayo no es válido más que para la capa del hormigón próxima a la superficie.
  • Ensayo mediante ondas sonoras: se mide la velocidad de propagación de las ondas sonoras en la masa del hormigón. Este ensayo de aplicación normal permite determinar las variaciones de homogeneidad, las goteras, las fisuras y la posición de las armaduras.
  • Ensayos mediante isótopos radiactivos: empleando un haz de neutrones puede determinarse, como hemos dicho, el contenido de agua. De la medida de la absorción de la radiación gamma puede deducirse la densidad, ya que, en efecto, se sabe que la absorción de esta radiación varía de forma proporcional a la densidad del cuerpo sometido a ella. (Galabru, 2004).

     

Instituto Tecnológico de Villahermosa.

Alumno: Jesús Ezequiel Méndez Reyes

Ciudad: Villahermosa, Tabasco, México.

Carrera: Ingeniería Civil